PASIONES TERCERMUNDISTAS.

Publicado en por Andres Bermudez

Los prototipos, entretenimientos y pasiones de las personas que habitamos en lo que se suele denominar países del tercer mundo, a causa de diferentes circunstancias, partiendo del hecho de una economía poco rentable, infraestructura carcelaria degradada, educación ajena a los más desamparados, insuficiencia alimentaria, dependencia de materia prima para la industrialización, entre otras eventualidades, envuelven conceptos de escaso recurso académico, que son adoptados y vivenciados, por el mayor porcentaje de población, en cuyo hábitat de “bajo mundo” son completamente normales y compartidos en cualquier tertulia familiar, de amigos o simplemente conocidos. ¿Son en realidad estas conductas o pasiones las que determinan o definen el comportamiento de una sociedad?.....si, me refiero a estos comportamientos sociales, relacionados con una arraigada pasión por la superficialidad, el uso de medios de comunicación amarillistas, afición futbolera, horas enteras frente a una caja “boba”, licor excesivo, festividades patrias, reinados coronados con anticipación, y demás expresiones que caracterizan una sociedad sumida en la más profunda ignorancia.

Algunas personas no se encontrarán de acuerdo con lo mencionado anteriormente, argumentando que son simples y vanas expresiones artísticas y culturales inherentes a cualquier individuo, no lo niego ni mucho menos lo afirmo, pero en qué punto una sociedad tiende a limitarse de vivir estricta y exclusivamente de dichas expresiones “culturales”, si asi se pueden denominar, adoptando una indiferencia por conceptos y comportamientos académicos que pueden aportar de manera significativa el sello de un enorme vacío intelectual.

Las reuniones familiares, seno de una sociedad, están caracterizadas por platicar exclusivamente acerca de la última contratación futbolística, la modelo más bella del país, la próxima celebración a festejar, o el programa televisivo con más RATING; de hecho no está mal, pero en qué momento preguntaremos por nuestro escritor favorito, la situación socio-política del país, los conflictos del mundo, programar una visita a la biblioteca de la ciudad o aun más sencillo, dejar de practicar lo que llamamos “CULTURA”.

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:
Comentar este post